Feeds:
Entradas
Comentarios

El uruguayo “Charly Good” se volvió a vestir de heroe y coronó la victoria “azulgrana”. Al igual que contra San Martín de San Juan, convirtió dos goles importantísimos para que los “cuervos” levanten vuelo. Los primeros 90 contra Instituto, en Córdoba, fueron puro sufrimiento. En la primera parte se dio un encuentro parejo. Pero con falencias en ambos equipos. La ausencia de Romagnoli en cancha se hizo sentir. El “Ciclón” no pudo hacerse dueño del balón. Y durante el transcurso del partido, si bien fueron pocas, las triangulaciones de los cordobeses podían llegar a lastimar.

En el segundo tiempo San Lorenzo se despertó y consiguió el primer grito de gol a los dos minutos. La tensión decreció. El suspiro fue la primer reacción posible. Bueno, enchufado y afilado, no dió respiro y al ratito clavó el 0-2. Luego perdió un mano a mano, pero quién sería capaz de condenarlo luego de tamaña actuación. Luego del segundo cachetazo, los locales se despabilaron y comenzaron a buscar el descuento. Rápidos, como lo demostraron durante todo el torneo, los delantero de Instituto trataban de encontrar el hueco en la defensa rival. Lo encontraron en contadas ocasiones. Pero, sin suerte y con Migliore bajo los tres palos, el gol no pudieron encontrar.

Se terminaron los primeros 90 minutos, la primer final. O mejor dicho, una de las últimas, por que San Lorenzo viene jugando una tras otra. Esta se ganó. La próxima, la final de las finales el domingo en el Nuevo Gasómetro y a cancha llena, se deberá ganar. Si bien para que pase lo peor hay que esperar un resultado muy extraño, no hay que confiarse ni conformarse.

En busca del milagro

La lucha por zafar de los puestos de descenso, que duró todo el campeonato, se definirá éste domingo. El equipo dirigido, en estás últimas fechas, por Ricardo Caruso Lombardi no pudo alejarse de la zona de números rojos y deberá definir su suerte mañana en el Estadio Pedro Bidegain. Pero no todo está en manos del “Ciclón”. Deberá esperar por los resultados de Atlético Rafaela y Banfield. Si el resultado es adverso, San Lorenzo descenderá de categoría.

¿Cuales son los resultados que lo dejan a los “Santos” con una chance más? En principio no debe perder. En caso de empate, debe esperar una derrota de Rafaela. Si pierde, se condena al Nacional B.

Godoy Cruz vs. Atlético Rafaela: Si la “Crema” gana o empata, se complican las ilusiones de San Lorenzo. En caso de que gane el “Tomba”, el “Ciclón” debe ganar o ganar para meterse en promoción. Si los cuervos empatan con San Martín y Rafaela pierde, se jugará un desempate entre ambos para dirimir quien jugará la promo y quién descenderá directamente.

Banfield vs. Colón: Si resulta vencedor el “Taladro”, San Lorenzo no tiene chances. Si el equipo del sur empata y el “Ciclón” gana, se jugará desempate. Si gana el “Sabalero”, San Lorenzo debe ganar para que el que descienda directamente sea Banfield.

Promedios
Atl. Rafaela 1.270
Banfield 1.256
San Lorenzo 1.238

Para la final que se jugará mañana a las 15, Caruso Lombardi parará el siguiente equipo: Pablo Migliore; Julio Buffarini, Nicolás Bianchi Arce, Pablo Alvarado, Walter Kannemann; Juan Manuel Salgueiro, Enzo Kalinski, Néstor Ortigoza, Leandro Romagnoli; Carlos Bueno y Emamnuel Gigliotti.

Además se concentran: Nereo Champagne, José Luis Palomino, Damián Martínez, Méndez, Emiliano Tellechea, Gonzalo Bazán, Cristian Chávez, Bernardo Romeo y Diego Martínez.

Epopeya Azulgrana

El Ciclón vive una época de vacas flacas, tal es así, que antes de jugar contra la Lepra se encontraba en descenso directo. Pero San Lorenzo apostó a la historia, y digno de una epopeya, dio vuelta un resultado adverso.

Gigliotti y Bueno, los goleadores del Ciclón

“Te juro que en los malos momentos siempre te voy a acompañar…” fue el grito de guerra en las tribunas. Y los jugadores lo asumieron como su propio himno. Con poco, y a veces al voleo, el equipo dirigido por Caruso Lombardi, que estuvo al borde del llanto los 90 minutos, intentaba una hazaña que parecía una utopía. Y, hasta el final del primer tiempo, ni el más pesimista creía en dar vuelta el 0-2. Pero con la garra de Buffarini, el amor propio de Romagnoli y las cabezas de Gigliotti y Bueno, los santos se convirtieron en dioses.

Los primeros 15 minutos eran esperanzadores para los locales. Pero llegó el gol de Pérez, que de un zurdazo exquisito, rompió el arco defendido por Migliore. Y a los 30` Muñoz, luego de un error imperdonable en la defensa azulgrana, dejaba el encuentro 0-2 a favor de los dirigidos por el Tata Martino. ¿El Ciclón? Terminó el primer tiempo abatido y sin ideas.

En el complemento los santos empujaron, y llegaron. El primero fue Gigliotti, tras un córner del Pipi y el rebote en Kalinski, el ex All Boys supo conectar de cabeza. Por la misma vía, y con la esperanza de un milagro, el uruguayo Bueno empató el partido. La epopeya tomaba forma, pero no se concretaba. El Ciclón perdió dos ocasiones clarísimas, y Charly Good sólo frente a Peratta no pudo definirlo. Hasta que llegó la corajeada de Romagnoli, el 10 cuervo eludió a dos, y tiró el centro atrás para que, nuevamente, el Animal convierta de palomita y llegue a los 7 goles en el campeonato.

La hazaña estaba consumada. San Lorenzo cerró una tarde histórica, salió de la zona de descenso directo y sueña zafar de todo. Los Santos vienen marchando.

San Lorenzo, después de la gresca entre Fabián García y Caruso Lombardi, ya piensa en los Cuartos de Final de la Copa Argentina, donde enfrentará a River Plate, actualmente en la B Nacional a las 19:30.

La Copa Argentina, en su primera edición, deja muchas cosas que desear, y San Lorenzo se ve perjudicado. La primera es el “cambio de llave”. Según la página oficial de la competición, el ganador de la llave entre San Lorenzo y River Plate se enfrentaría al vencedor de Tigre y Deportivo Merlo, pero de un día para el otro, se cambió. Ahora el ganador del clásico entre grandes, será contra la llave le ganó Racing club a Atlético Tucumán. ” No es serio el cambio de llave en la Copa Argentina. Ellos quieren la final Boca-River” disparó ayer Caruso en Estudio Fútbol. Según fuentes oficiales el fixture estaba mal compaginado.

Otro de los items en los que el “Ciclón” se ve perjudicado es en la cantidad de público con el que podrá contar este miércoles frente al conjunto que dirige Matías Almeyda. La Secretaría de Deportes de Salta dispuso que el 90% del Padre Martearena sea ocupado por hinchas de River. Otra vez vuelve a pesar el favoritismo.

En cuanto a lo futbolístico el equipo que pararía Caruso sería: Champagne; Damián Martínez, Catalán, Luciatti, Palomino; Ramírez, Kalinski, Tellechea; Méndez; Chávez y Romeo. Completando la lista de concentrados con: Mastrolía, Kannemann, Adrián Martínez, Sebastián González, Cabrera, Navarro y Diego Martínez.

El “Millonario” iría con: Chichizola; Abecasis, Pezzella, Gonzalez Pirez, Diego Martínez; Aguirre, Domingo, Ledesma, Vilalva; Domínguez y Rogelio Funes Mori. La delegación que convocó el “Pelado” Almeyda la completarían: Marinelli, Maidana, Ponzio, Kranevitter, Cazares, Bou, Ríos y Vila.

El empate frente a Olimpo de Bahía Blanca dejó un mal sabor de boca. Si bien un punto es mejor que ninguno, el partido se pudo haber ganado.

Agónico final del partido. Gigliotti, que poco y nada puso hacer durante los 90 minutos, convirtió el cabezazo del empate en 1, luego de un centro de Julio Buffarini, y llegó a 5 conquistas en la era Caruso. Antes de eso, los nervios se adueñaron del Nuevo Gasómetro. Si bien San Lorenzo mereció el triunfo, se tuvo que conformar con la igualdad.

Olimpo esperó todo el partido agazapado en su campo, y sólo de la mano de Rolle, pudo sacar un par de contraataques. Uno prospero. La única llegada clara del aurinegro Bareiro la canjeó por gol. Pero el “Ciclón” no se quedó aterrado y sin reacción, como en viejas épocas. Siguió intentando, como todo el partido, a puro centro. Si bien por ese medio llegó el grito azulgrana en el final, los delanteros nunca pudieron hacer peso en el área rival y cada envió era rechazado por la defensa bahiense.

El empate sirve, el invicto de Caruso en el campeonato lleva 4 empates y 2 victorias. Pero los de Boedo deben pensar en una victoria frente a Unión la próxima fecha. En el medio, River por los Cuartos de Final de la Copa Argentina.

La suerte no ayuda. El arbitraje tampoco. Si bien San Lorenzo gana o empata, los demás equipos que disputan los puestos de promoción y descenso también lo hacen. Ya, en la recta final del campeonato, no se puede seguir dependiendo de cuestiones externas.

Con Caruso Lombardi a la cabeza, el equipo de Boedo pudo cambiar su identidad, y esto se refleja en los resultados: cinco partidos invicto (seis si contamos el encuentro por Copa Argentina). Pero en el fútbol argentino, con sus malditos, y por momentos inentendibles promedios, con ganar no alcanza. Porque dependes de otros equipo, que según la cantidad de temporadas que tenga en primera dividen distinto, y eso a San Lorenzo lo está acorralando cada vez más.

Pero hay otro factor que incide en esta lucha tan dispar: los arbitrajes. La última generación de árbitros es desastrosa. El “Ciclón” vivió en carne propia las consecuencias de los malos arbitrajes, como por ejemplo contra Banfield, que de haber ganado ese partido, el equipo del sur del Gran Buenos Aires estaría a sólo 4 puntos de distancia y se encontraría en la pelea. Cabe aclarar que en la situación en la que se encuentra el “Taladro”, esa distancia se acorta fecha a fecha cada vez más. Otra mala tarde para el arbitraje fue la final que se jugó con All Boys. En Floresta, Lunati tuvo muchos fallos discutidos, y ya en el primer tiempo 3 jugadores de los locales deberían haber visto la tarjeta roja. Después el partido se emparejó, Lunati dirigió mal para ambos lados.

Y así como muchos clubes se ven perjudicados, algunos parece que le dan una “manito” todos los domingos. Y ese fue tema de debate esta semana, ya que el entrenador de Tigre, Rodolfo Arruabarrena, declaró que muchos técnicos se la pasan “llorando” y “pataleando” por los fallos de los árbitros. Evidentemente, el equipo manejado por Sergio Massa, no tiene por qué quejarse, ya que claramente se vio favorecido frente a Lanús (1-0), Boca (2-1), Estudiantes (1-1), y Olimpo (1-0), por nombrar algunos. Rápidamente salió al cruce el DT de San Lorenzo, y dijo que Tigre, al ser un club “politizado”, está recibiendo ayuda que será crucial en la definición del campeonato.

Este sábado a las 20:20, San Lorenzo enfrentará a Olimpo en el Nuevo Gasómetro. El equipo de Bahía Blanca, dirigido por Walter Perazzo, está último en los promedios, y de perder esta fecha sentenciará su estadía en la Primera División. De lo contrario, con los números todavía rojos y estirando el sufrimiento otra fecha, el equipo bahiense podría seguir en carrera. Por eso, este fin de semana, habrá que poner el ojo sobre Leandro Álvarez, quien será el encargado de impartir justicia entre azulgranas y aurinegros.

Caruso Lombardi prepara el equipo que enfrentará este miércoles a las 15 a Barracas Central por la Copa Argentina en el estadio de Argentinos Juniors, San Lorenzo de vencer pasará a Cuartos de Final donde espera River Plate.

El objetivo es otro, más importante. El Ciclón debe sumar en el torneo local, pero no puede dejar la Copa Argentina de lado. El dinero por pasar de ronda no es mucho, pero ayuda a la pobre economía del club, y en el plano deportivo, consagrarse campeón del torneo te da un pase directo a la Copa Sudamericana (en la próxima edición con el título se podrá acceder a la Libertadores).

El equipo de Boedo en esta competencia superó a Villa Dálmine por 2-1. Luego empató con Chacarita 1-1 en 16avos de final, y en la definición por penales, donde se lució Migliore, se impuso 3-1; para llegar a esta instancia definitoria.

Para este partido, y al igual que en todo el torneo, San Lorenzo presentará un equipo de, mal llamados, suplentes. Los once no están confirmados pero en el último trabajo de fútbol reducido se enfrentaron dos equipos. En el primero se pararon: Nereo Champagne, Adrián Martínez, Nicolás Bertocchi, José Palomino, Gonzalo Ramírez, Rafael Cabrera, Cristian Chávez, Gonzalo Rovira y Bernardo Romeo; y el otro equipo lo integró: Ezequiel Mastrolía, Damián Martínez, Nicolás Bianchi, Sebastián González, Leandro Navarro, Gonzalo Bazán, Gabriel Méndez, Emiliano Tellechea y Diego Martínez.

Barracas Central, equipo que milita la B Metropolitana y que dirige técnicamente Javier Alonso, no hace pie en el campeonato, ya que se encuentra en la 18º posición. En Copa Argentina en la Fase Inicial superó a Claypole y San Telmo; en 32avos venció por penales a Lanús por 8-7, luego del empate en cero; y en 16avos de final arrasó a Atlético Policial por 4 tantos contra 0. El Camionero será un duro escollo para San Lorenzo.